Los 10 puntos clave del sistema educativo finlandés

Cada país tiene su propio sistema educativo y, lejos de hacer comparaciones odiosas, siempre es bueno mirar qué hay más allá de nuestras fronteras. Este es el primer artículo de una serie con la que quiero explorar cómo funcionan otros países en materia de educación. Y repito: no es afán comparativo, es pura curiosidad.

Como no podía ser de otro modo, he investigado el sistema educativo de Finlandia. Su metodología es la mejor valorada a nivel mundial, así que voy a desgranarla en los 10 puntos que he considerado más importantes desde el punto de vista de la labor docente y del alumnado.

  1. Aunque las autoridades competentes marcan las líneas generales, cada centro elabora su propio currículo y cada profesor elabora las dinámicas que cree convenientes para llegar a los objetivos de aprendizaje para cada nivel.
  2. Se respeta el ritmo de cada alumno y se pone especial atención en los niños con necesidades educativas especiales desde bien pequeños.
  3. El profesor acompaña a su alumnado durante toda la etapa escolar (no se cambia de profe cada curso). Como consecuencia, maestro y alumnos se conocen muy bien, cosa que ayuda a minimizar el fracaso escolar.
  4. No se empieza el colegio hasta los 7 años y la mayor parte del proceso de aprendizaje se hace en la escuela y no en casa (es decir, no hay deberes).
  5. Hay menos horas de clase al día (en primaria, unas 4 horas) la cual cosa permite al profesor dedicar el resto de su jornada laboral a preparar las clases (es decir, el profesor tampoco se lleva “deberes” a casa).
  6. Los alumnos no hacen exámenes ni se les entregan las “notas” hasta 5º de primaria.
  7. Las “notas” no son numéricas, sino que describen la evolución del alumno.
  8. Se prioriza la creatividad y la exploración y se deja de lado la memorización.
  9. Las clases dejan de ser magistrales para ser colaborativas.
  10. La educación es fundamental dentro y fuera de la escuela por lo que los padres entran a formar parte del “equipo docente”. Para ello, se fomenta la conciliación laboral y se dan ayudas a los padres para que dispongan de más tiempo para estar con sus hijos y realizar tareas culturales (exposiciones, bibliotecas, teatros,…)
A %d blogueros les gusta esto: